martes, 3 de febrero de 2009

CARTA DE ALBERT CAMUS A SU MAESTRO DE ESCUELA

París, 19 de noviembre de 1957.

Querido señor Germain:

Esperé a que se apagara un poco el ruido que me ha rodeado todos estos días antes de hablarle de todo corazón. He recibido un honor demasiado grande, que no he buscado ni pedido. Pero cuando supe la noticia, pensé primero en mi madre y después en usted. Sin usted, sin la mano afectuosa que tendió al niño pobre que era yo, sin su enseñanza y su ejemplo, no hubiese sucedido nada de todo esto. No es que dé demasiada importancia a un honor de este tipo.

Pero ofrece por lo menos la oportunidad de decirle lo que usted ha sido y sigue siendo para mí, y de corroborarle que sus esfuerzos, su trabajo y el corazón generoso que usted puso en ello continuarán siempre vivos en uno de sus pequeños escolares, que, pese a los años, no ha dejado de ser su alumno agradecido.

Lo abrazo con todas mis fuerzas.

Albert Camus.

Yo creo en la impronta que algunos maestros dejan en nosotros . Ele .-


Click en el título .

12 comentarios:

Beauséant dijo...

es extraño pero creo que eso ahora es casi imposible.. al final el oficio de maestro acaba siendo el de profesor (parecido pero distinto) un puesto burocrático donde ametrallar grupos de niños con discursos prefabricados...

una pena.

ele de lauk dijo...

Beau , yo no creo que todo esté perdido , pero sí es verdad que cargar con el título de maestro , hoy en día no tiene ni el prestigio ni la retribución de otros tiempos . Tampoco la autoridad , ya que en las casas se desvaloriza el lugar del maestro , no le queda ni la posibilidad de aspirar a ser un modelo . Sin embargo , apuesto que algunos hay y no sólo en las escuelas , sino en la vida . Hay personas con inclinación docente , hay otras que lo son sin proponérselo . Hay gente que te estimula las neuronas y te multiplica las sinapsis por el entusiasmo que genera en los que están dispuestos a que les suceda . Como siempre , it takes two to tango .

pesuniasygarras dijo...

Yo creo en lo que nos dejan algunos maestros, si creo.

antonio dijo...

Si, yo tambien lo creo.

antonio dijo...

Si por favor, si te aptece publicarlo con un enlace a mi blog me harias muy feliz.

Tumulario dijo...

De uno que ha conocido algunos maestros, que conoce a aquellos que disfrutan transmitiendo a aquellos que les rodean su saber y su "en ocasiones" escasa ciencia.
Nada hay en esta vida como el placer de saber que alguién hay que aprovechará lo que tan torpemente a veces intentaste enseñarle.
Nada hay como saber que todavía existen personas que disfrutan tratando de dar un poco de luz a nuestros duros cerebros y despertar nuestras dormidas neuronas.
Como dijo alguien "un pueblo instruido es un pueblo libre".

(Por cierto, por si no la habían adivinado la luz de mi túmulo es maestra)

ele de lauk dijo...

Antonio , hecho !

ele de lauk dijo...

No todo está perdido entonces .
Hay que ser generoso para enseñar y humilde para aprender .
Esos roles no son fijos y pueden ejercerse simultáneamente . Aún si se trata de una enseñanza formal .
O de un encuentro casual .

Gamar dijo...

Es tan importante esa impronta que nos dejan como también recibir ese reconocimiento de haber sido importante en sus vidas.
Se retroalimentan.
Saludos desde muy lejos

ele de lauk dijo...

Gamar , es fantástico que estés tan lejos y tan cerca .
Saludos , gracias !

Corto M dijo...

¿Casualidad que bajo el cielo azul del mediterráneo se cruzaran en tiempo y espacio estas dos personas? Creo que no...-
Siempre me agradaron esos "caprichos" de la historia, de la vida...
Ele, Aprovecho la ocasión para celebrar a todas aquellas personas que sin mezquindad, sin arrogancia y sín títulos habilitantes nos ayudaron a crecer y elevarnos con ellos.-
Muchas gracias Ele por compartir!
Salut, Corto l' étranger.-

ele de lauk dijo...

Yo también celebro encontrarme con esas personas que agrandan mi mundo , que me despiertan curiosidad y exaltación .
Y siento la misma gratitud Corto .
Salut !