lunes, 28 de septiembre de 2015

ROLAND BARTHES "LO INCOGNOSCIBLE" Estoy aprisionado en esta contradicción: por una parte, creo conocer al otro mejor que cualquiera y se lo afirmo triunfalmente ("Yo te conozco. ¡Nadie más que yo te conoce bien!"); y, por otra, a menudo me embarga una evidencia: el otro es impenetrable, inhallable, irreductible; no puedo abrirlo, remontarme a su origen, descifrar su enigma. ¿De dónde viene? ¿Quién es? Me agoto; no lo sabré jamás.